11 julio 2024

Porque el arte siempre es noticia

Reapertura del Museo Sigmund Freud

Finalmente, después de 18 meses de labores de restauración y remodelación, el museo más famoso de Viena vuelve a abrir sus puertas. En el recientemente renovado museo, los espacios en los que Sigmund Freud vivió y trabajó se convierten en objetos de exposición en sí mismos. Este nuevo enfoque nos permite conocer al padre fundador del psicoanálisis desde un nuevo punto de vista. De una cosa estamos seguros: a Freud le hubiera gustado.

Berggasse 19, Viena, Alsergrund. Quien sigue las huellas de Sigmund Freud, encontrará aquí la cuna del psicoanálisis. Al igual que hacían sus pacientes hace más de 100 años, en la actualidad también se entra por la puerta de la calle después de tocar el timbre en la placa del profesor de fama mundial. Nada más entrar se nota que el Museo Sigmund Freud no es un lugar de conmemoración convencional. Es un lugar que conserva hasta hoy el espíritu de Freud. Al mismo tiempo, sirve como recordatorio de la pérdida de cultura y de humanidad que trajo consigo el régimen del terror nacionalsocialista.

Durante casi medio siglo, de 1891 hasta 1938, Sigmund Freud vivió y trabajó en la que era una casa de alquiler típica de aquellos tiempos conocidos como «época de los fundadores vieneses». Durante estos años, la familia habitó distintos pisos del edificio. Fue aquí donde compuso sus grandes obras (Interpretación de los sueñosSobre el psicoanálisisEl yo y el ello y muchos más). También fue este el lugar donde su famosa sociedad psicológica se reunía los miércoles (el primer grupo de trabajo del psicoanálisis) en la sala de espera de su clínica. La Berggasse 19 es y sigue siendo la patria y el legado de Sigmund Freud. Tras la anexión de Austria por la Alemania nazi, Freud huyo en junio de 1938 con destino a Londres, donde transcurrió su último año de vida. Aquejado por un grave cáncer, un amigo médico le ayudó a poner fin a su vida con una sobredosis letal de morfina. Freud tenía 83 años.

error: Contenido Protegido