8 julio 2024

Porque el arte siempre es noticia

José María Yturralde, un Premio Nacional de Artes Plásticas

El pintor y escultor de origen manchego es una de las figuras relevantes de la experimentación con el espacio, la computación y las matemáticas en el arte de los años 70.

La experimentación de José María Yturralde comenzó a finales de los años 70. El informalismo ya había jugado su papel y empezaba otro tipo de búsqueda en el arte español. Yturralde (Cuenca, 1942) comenzó a interesarse por el estudio del espacio, de las matemáticas, y como aquello podía hacerse sitio en la pintura. Su trabajo, largo, paciente y buscador le ha valido el Premio Nacional de Artes Plásticas, convocado por el Ministerio de Cultura y dotado con 30.000 euros.

El jurado ha reconocido «su trayectoria con un alto nivel de experimentalidad, que ha conectado arte y ciencia, y en la que destaca su labor de investigación espacial y formal y su tarea docente en el campo de la investigación de los parámetros matemáticos, junto a los artísticos». De hecho, su primera exposición, realizada en 1966, se tituló Formas computables. En su exploración son célebres las Figuras imposibles. Introdujo en España el arte cibernético, realizando además trabajos con láser y holografías. También es el creador de las Estructuras voladoras, obras tridimensionales capaces de volar con las que participó en la 38 Bienal de Venecia, celebrada en 1978 bajo el rótulo De la Naturaleza al arte y del arte a la Naturaleza.

A lo largo de su trayectoria destaca la utilización permanente de la geometría pictórica, la muestra, cada vez con mayor insistencia, de la geometría dimensional y sus investigaciones sobre el espacio y la idea del vacío. En sus obras más recientes, se ha centrado en el estudio del color y su influencia sobre las emociones y el estado de ánimo.

José María Yturralde es director del Departamento de Pintura de la Universidad Politécnica de Valencia. Licenciado y Doctor en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia y académico de Número de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. Su interés por la tecnología se acentuó con su participación en los seminarios del centro de Cálculo de la Universidad Complutense de Madrid, que le introdujeron en el trabajo con ordenadores.

error: Contenido Protegido