11 julio 2024

Porque el arte siempre es noticia

Las obras en el Palacio de Buckingham permiten que salga a la luz la colección de la Reina de Inglaterra

Royal Collection Trust employees dusting the frame of oil painting The Tribuna of the Uffizi, 1772-7, by Johann Zoffany, during a preview of the Prince & Patron exhibition in the Ball Supper Room at Buckingham Palace, London. PRESS ASSOCIATION Photo. Picture date: Thursday July 19, 2018. To mark the 70th birthday of the Prince of Wales this year, the Summer Opening of Buckingham Palace (21 July – 30 September 2018) will include a special display of over 100 works of art personally selected by the Prince. Photo credit should read: Yui Mok/PA Wire

Sesenta y cinco cuadros de autores como Rembrandt, Vermeer, Rubens o Tiziano se expondrán por vez primera en público en la Queen’s Gallery.

No es que las cosas de palacio vayan despacio, es que se hacen a lo grande. Al menos así ocurre en Buckingham Palace, residencia de los Reyes británicos desde 1837, y actual hogar de Isabel II, la eterna, donde llevan de reformas desde 2016, cuando comenzó un proyecto de diez años y 430 millones de euros para reacondicionar el edificio, en peligro por el riesgo de incendios e inundaciones. Una década, sí, para cambiar tuberías, calderas, cableado y calefactores. Es lo que tiene vivir en una casa del siglo XVIII de 775 habitaciones, 52 dormitorios, 92 oficinas y 78 baños. Unas reformas mastodónticas, en fin, que sin duda estarán dando fuertes dolores de cabeza a más de uno, pero que también han brindado una oportunidad única para los amantes del arte.

Los trabajos en Buckingham han obligado a retirar temporalmente de sus lujosos muros la aún más lujosa colección de arte de la Reina, que por primera vez podrá verse en una galería, tal y como informa «The Guardian». Desmond Shawe-Taylor, responsable de las pinturas reales, afirmó al diario británico que este es un acontecimiento excepcional, pues hasta ahora los cuadros competían con la suntuosidad del palacio y, en cambio, en la galería brillarán con luz propia.

Hablamos de obras de Rubens, Tiziano, Vermeer y Van Dyck, entre muchos otros, que serán transportadas muy cerca, a la Queen’s Gallery, dentro del complejo palaciego, un espacio utilizado para las distintas exposiciones de la riquísima Royal Collection. Allí estará «El constructor de barcos y su esposa», de Rembrandt, el cuadro favorito de Isabel II, según los rumores palaciegos. «Es una pintura absolutamente espectacular, no solo por el efecto de la luz y el realismo (…) También es una descripción muy tierna, casi cómica, de una relación entre un marido y una mujer, por lo que tiene un toque muy moderno», subrayó Shawe-Taylor. ¿Pero es la favorita de la Reina? «Es lo que siempre se dice». «La lección de música», de Vermeer, será otro de los platos fuertes de la exposición.

Aproximadamente la mitad de las pinturas fueron adquiridas por Jorge IV, un Rey, según apunta «The Guardian», «generalmente recordado como poco inteligente y que gastó demasiado dinero, pero que tenía buen ojo y pasión por el arte». Fue él quien ordenó construir la Picture Gallery, donde estaban colgados los cuadros que ahora se liberan. Ya el año pasado, por cierto, se expusieron en el Pabellón Real muchos objetos personales de este Rey, retirados del ala este del palacio durante las obras.

En total, la corona inglesa atesora más de 7.000 pinturas, 500.000 grabados y 30.000 acuarelas y dibujos. De todo eso, solo 65 piezas, calificadas como «obras maestras», podrán verse en la Queen’s Gallery. Será un resumen de la colección, un menú selecto que hasta ahora únicamente habían disfrutado unos cuantos afortunados. Muchas de estas obras, en efecto, solo han sido vistas por los invitados oficiales al palacio y los grupos de turistas durante las inauguraciones de verano. Ahora estarán casi un año al alcance de todos, si la pandemia lo permite. Desde el 4 de diciembre de este año hasta enero de 2021: benditas reformas.

error: Contenido Protegido