11 julio 2024

Porque el arte siempre es noticia

Los jugadores de cartas, de Paul Cézanne valorado en 192 millones de Euros

Mide 96 centímetros de alto y 103 de ancho, se pintó entre 1892 y 1893 y vale casi 250 millones de dólares, unos 192 millones de euros. Los jugadores de cartas, de Paul Cézanne, es ya el cuadro más caro de la historia, pulverizando el récord de 106 millones de euros que hasta ahora ostentaba el Retrato de Adèle Bloch-Bauer, de Gustav Klimt, y la marca en 82 millones de euros que el año pasado hizo en Christie’s Desnudo, hojas verdes y busto, de Pablo Picasso, la obra más cara jamás subastada.

La familia real de Qatar le ha comprado la pintura a los Embiricos, una familia de armadores griegos con una de las colecciones de arte más abultadas del mundo. La obra pasará a los fondos de la Qatar Museums Authority, que gestiona el elevado número de tesoros artísticos que Hamad bin Jalifa Al Thani, emir de Qatar, está llevando a su país con la idea de convertirlo en el tercer vértice cultural del mundo, junto a Londres y París.

Sabíamos que Los jugadores de cartas de Cézanne era una de las pinturas en manos privadas más cotizadas del mundo, pero 250 son muchos millones de dólares. ¿Está justificado su precio? Existen varias claves que ayudan a comprender por qué alguien está dispuesto a invetir semejante montante no en arte, sino en esta obra de arte en particular. Unas, quizás las más importantes, son puramente artísticas; otras tienen que ver con cualquier cosa menos el arte.

1. Muchos lo consideran el primer cuadro cubista

El cubismo, una vanguardia que rompería para siempre con convenciones artísticas de milenios, no apareció de la noche a la mañana. Picasso, Braque o Juan Gris fueron los sucesores de algo que, para muchos, empezó Paul Cézanne. Tanto así que hay quien considera la última fase de su vida artística, tradicionalmente considerada postimpresionista, como la primera fase del cubismo, que en este contexto llaman protocubismo o cubismo cezanniano. El porqué es sencillo: en Los jugadores de cartas podemos observar que el autor francés derivó en su vejez hacia el cubismo, de forma comedida pero con determinación. Los pliegues del mantel, por ejemplo, o los desproporcionados brazos de las figuras no corresponden con una intentona realista, sino geometrista y poliédrica.

Aunque al final de su vida acabaría pintando obras como Las grandes bañistas –una obra casi plenamente cubista– fue con Los jugadores de cartas cuando Cézanne cultivó por primera vez otra de las ambiciones diferenciadoras del cubismo: representar un objeto simultáneamente desde todos sus planos y puntos de vista. Las perspectivas de la mesa y de la figura derecha están forzadas, proyectándolas de forma antinatural hacia el espectador.

2. Es una de las primeras obras donde el rostro desaparece

Cézanne no sólo innovó en lo cubista; Los jugadores de cartas es uno de los primeros cuadros donde los rostrosson sustituidos por una suerte de máscaras inexpresivas, una técnica –en este caso influenciada por el arte africano– que después explotarían sin complejo artistas como Gauguin, Matisse o el propio Pablo Picasso –por ejemplo, en su Retrato de Gertrude Stein de 1906–.

La inspiración étnica y la inclusión de temas exóticos y no europeos supuso una revolución para el arte europeo y fue determinante en la aparición de movimientos posteriores como el fauvismo o el cubismo.

3. Mantiene un equilibrio perfecto entre lo clásico y lo moderno

En Los jugadores de cartas, la figura derecha se sale de los bordes del cuadro mientras que la izquierda no llega siquiera a rozarlos. Esta descompensación que hoy puede pasar incluso inadvertida supuso un su época todo un atentado contra el canon pictórico clásico, que reza que los objetos están o dentro o fuera del cuadro, pero nunca a medias.

En realidad es uno de los primeros síntomas de otra revolución en la pintura del siglo XIX: la decisión de dejarse influenciar por la fotografía. Edgar Degas –en obras como En las carreras, de 1880– fue el artista que más reivindicó esta composición, pero su tímida aparición en Los jugadores de cartas de Cézanne resulta significativa por un motivo: el francés intenta conjugar esta estructura innovadora con un composición simétrica clásica –delatada, entre otros detalles, por la botella que divide el cuadro en dos–, convirtiendo la obra en una rara avis a medio camino entre el canon clásico y la composición moderna.

4. Es todo un tesoro nacional francés

Los jugadores de cartas es la obra cumbre de un artista, de una época y de un país, lo que lo convierte no sólo en un cuadro caro, sino estratégico.

Que Los jugadores de cartas es un tesoro nacional francés quedó demostrado en 1961, cuando la obra fue robada junto a otras siete mientras eran transportadas a una exposición. Considerándola perdida, el Gobierno francés expresó el duelo acuñando una serie de sellos conmemorativos que hoy, por cierto, son un tesoro filatélico. Francia recuperaría sus preciados cézannes meses después y sólo tras pagar un cuantioso rescate.

5. Francia y Reino Unido también hacen negocio

Un detalle que a veces escapa a la atención del gran público es que hay tres versiones de este cuadro. La que ha comprado Qatar es la primera, también considerada la más valiosa. Las otras dos (en la imagen), pintadas por Cézanne entre 1892 y 1895, se encuentran en el Musée d’Orsay de París y la Courtauld Institute of Art de Londres.

Como ocurría esta semana con la ya conocida como la Mona Lisa de El Prado, la súbita revalorización de una de las versiones de Los jugadores de cartas no hace sino disparar el valor de sus obras gemelas, lo que brinda a sus actuales dueños una pingüe oportunidad de negocio. Los detalles de la transacción no han trascendido, como tampoco lo ha hecho si terceros pujantes pudieron inflar el precio, pero hay un detalle claro: lo hiperbólico de su precio conviene y mucho tanto a las instituciones culturales de Francia como a las de Reino Unido.

error: Contenido Protegido